domingo, 20 de agosto de 2017

La historia de la semana: Cuando nadie te defiende en el Parlamento

La historia de la semana: Cuando nadie te defiende en el Parlamento



Como sabrás, los Parlamentos surgen en la Europa medieval para controlar a unos reyes manirrotos. Los representantes de los condados y las ciudades se reunían para fiscalizar las cuentas del Reino y defender sus intereses frente a los soberanos.
A los españoles nos cabe el honor de ser pioneros en esto del parlamentarismo, con las Cortes de León, en 1118, bajo el reinado de Alfonso IX.
La corona leonesa necesitaba ingresos y optó por imponer más cargas fiscales -nihil novum sub sole, Montoro-. Y los representantes de las ciudades -es decir los contribuyentes- exigieron contrapartidas y la facultad de regular los gastos del monarca. Y fue entonces cuando el rey Alfonso convocó la llamada Curia Regia, a la que por primera vez se incorporan los representantes de las ciudades, con voz y voto.
En este sentido, los Parlamentos son el contrapeso frente a las arbitrariedades del poder. ¿Pero qué pasa cuando nuestros teóricos defensores aprueban iniciativas anti-democráticas o que van en contra del interés general? ¿Qué ocurre cuando la práctica totalidad del arco parlamentario elabora leyes manifiestamente injustas?
Houston, tenemos un problema. Como el que nos espera a la vuelta de vacaciones, cuando el Congreso aborde cuatro proyectos que se dan de bofetadas con la democracia y el bien común.
Se trata del proyecto de eutanasia; el de la ley de vientres de alquiler; la ley mordaza LGTB impulsada por Podemos; y las medidas del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.
Las cuatro iniciativas se enmascaran en el buenismo, con diferentes excusas.
La eutanasia, con el pretexto de evitar el encarnizamiento y respetar la voluntad del paciente; los vientres de alquiler bajo el disfraz del altruismo; la ley LGTB enarbolando la lucha contra la discriminación a gays, lesbianas y trans;  y el Pacto contra la Violencia de Género con la “sana intención” de reducir las agresiones contra la mujer.
Pero, como te explica Nicolás de Cárdenas en el reportaje que te adelanto como suscriptor de Actuall, https://www.actuall.com/criterio/democracia/las-4-amenazas-que-se-ciernen-sobre-la-familia-y-la-vida-a-la-vuelta-de-vacaciones/ los remedios son peores que la enfermedad.
Los cuatro proyectos son otras tantas amenazas contra la familia, la vida y la libertad; y los cuatro sin excepción vulneran derechos fundamentales consagrados en la Constitución, e incluso la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
La eutanasia atenta contra el derecho a la vida; los vientres de alquiler atacan la dignidad inviolable de la persona al convertir a la mujer en mercancía y al reducir al niño a objeto de compra-venta; el Pacto de Estado contra la Violencia de Género perpetua una mentira: que la violencia tiene género; criminaliza al varón por el mero hecho de serlo y alimenta la industria de las denuncias falsas con un generoso presupuesto que estará controlado por entidades tan opacas como comunidades autónomas y ayuntamientos y tan poco fiables como los partidos políticos.
Y la ley mordaza LGTB mina tres cimientos básicos del Estado de derecho: la igualdad de todos ante la ley -al privilegiar a un colectivo minoritario-; la presunción de inocencia -al convertirnos a todos en homófobos mientras no demostremos lo contrario-; y la libertad de expresión -al repescar la censura y los delitos de opinión en la tradición de los marxismos y fascismos, lo que entronca por cierto con el ADN ideológico de un personaje como Pablo Iglesias, discípulo aventajado de Fidel Castro y Nicolás Maduro-.
Hace décadas que no se veían amenazas tan serias para la democracia y la libertad como estos cuatro proyectos.
Y lo más inquietante de todo es que no hay -salvo error u omisión- ni una sola voz discrepante en el Parlamento que vele por los intereses generales. Ni siquiera un Partido Popular, marcado por la indefinición ideológica y el seguidismo frente a la ingeniería social de la izquierda.
Y tampoco hay demasiados medios de comunicación que alerten de estos peligros. Actuall es una de esas contadísimas excepciones. Es nuestro deber y aquí nos tienes peleando por la libertad. A tu lado.
Muchas gracias por seguirnos.  Sigue nuestras actualizaciones a lo largo del día en Twitter. Hazte fan de Actuall en Facebook.

sábado, 19 de agosto de 2017

La demencia y el odio anticastellano del catalanismo.

La demencia y el odio anticastellano del catalanismo.

El ayuntamiento de Sabadell se plantea quitar las calles a Antonio Machado (por españolista, en realidad por escribrir "Campos de Castilla": tierra odiosa para ellos). Consultar la Viquipedia (Wikipedia catalana, y veréis como este es el defecto intolerable que se le achaca a este autor: exaltar a Castilla -que en mi opinión no lo hizo, pero ese es otro tema)

Y también a Garcilaso de la Vega, Larra, Calderón de la Barca y Goya, por ideología franquista.

(La realidad: toda la literatura catalana junta NO VALE lo que Garcilaso de la Vega, Calderón de la Barca, Larra y Antonio Machado)

https://amp.elmundo.es/cataluna/2017/08/15/5991f153268e3eb1178b4582.html

viernes, 18 de agosto de 2017

BARCELONA, 17-8-17

BARCELONA, 17-8-17

Nos parecía que la ETA
no podía ser más sórdida.
Bombas en cualquier placeta.

Le faltaba Barcelona
a la ignominia completa
y Cambrils, en Tarragona.

Embestir con furgoneta
a no importa qué persona
a la que el monstruo acometa.

El odio nunca razona.
Mata lo que no someta.
¡Nos faltaba Barcelona!,
a la barbarie completa.

Juan Pablo Mañueco (2017)
BARCELONA, 17-8-17

Nos parecía que la ETA
no podía ser más sórdida.
Bombas en cualquier placeta.
...

jueves, 17 de agosto de 2017

Soneto en espejo a la catedral de Toledo (Juan Pablo Mañueco)


Soneto en espejo a la catedral de Toledo

A Ángel Vegas y Gustavo García Pérez, amigos, y a los diez campaneros de la "Gorda" de Toledo, que nos obsequiaron con esta despedida tan  Mañueco)como emotiva

Con tantos siglos como lleva estando
Toledo regia y cimera en su otero,
hemos sentido ímpetu montañero
de escalar el templo que San Fernando
erigió en el siglo trece, evocando
que en vida y ruta somos pasajeros.
Vinimos a la torre, campaneros,
tras "la Gorda" o San Eugenio. Sonando,
nos ha enseñado el cielo toledano
y al santo, sorprendido y despertado.
Torre cuyas tres coronas en tiara
su escalinata nuestro paso ya bajara.
Sensación de arbotante visitado
y octogonal planta dejó en la mano...
* * *
Mas no toda la seo es su campano,
ni la custodia de Arfe, tan nombrado,
en que columnas y ángeles tallara.
Sólo el retablo mayor se llevara
tiempo muy largo y lento y no sobrado.
Más... el Transparente aun, del sol hermano.
La sala del Cabildo está pintando
Juan borgoñés, por orden de Cisneros,
y uno tras otro obispos compañeros
su cruz y púrpura quedan llevando.
La casulla a Ildefonso otorgando
premia María a su fiel caballero.
Al salir por la puerta es altanero
el adiós campanil que está sonando.
* * *
O la Gorda se voltea de adentro,
o son siete sastres y un zapatero
que afirma la leyenda viven dentro,
junto a la campanera y el campanero.
Aunque en día risueño y milagrero
tal vez San Eugenio sea epicentro
del galante tañido bullanguero.
Que pronto volveremos a su encuentro
a todos la noticia les tranfiero.
Mas ahora, en Toledo, voy al centro,
aunque apenas al marchar me concentro
por escuchar tañer tan campanero
de la Gorda y los diez que viven dentro.

Juan Pablo Mañueco 
(Madrid, 1954)
Licenciado en Filosofía y Letras, periodista y escritor



miércoles, 16 de agosto de 2017

CANCIÓN DE MÍO CID HERIDO DE MUERTE EN LA PLAYA DE VALENCIA (Juan Pablo Mañueco)

CANCIÓN DE MÍO CID
HERIDO DE MUERTE EN LA PLAYA DE VALENCIA


¡Oh, luna roja en Valencia
que a la playa ya te asomas,
llevas jinete en ausencia
porque las riendas van solas!

¿Dónde llevas a Rodrigo Díaz,
sintiendo su sangre fría?

La playa nota presencia
de gotas de sangre roja,
una vida se silencia
entre pecho y carne rota.

Babieca va dejando albas huellas
que luego la sangre llena.

Luna roja de Valencia
sobre la playa más roja,
llevas jinete en ausencia
porque las riendas van solas.

¿Dónde a Rodrigo si hay una flecha
ensangrentando la tierra?

Va cabalgado Babieca
y la playa se alborota,
que sobre ella se llena
la arena, gota tras gota.

Caballo fuerte ya sin espuelas
¡qué gotear de sangre de flecha!

Ya se oyen sonar la trompas
porque se abran las puertas,
Mío Cid de sangre en gotas
está regando Valencia.

Caballo osado y duro en la guerra
pero ahora sin mando ni espuelas.

¡Qué llovizna de sangre borbota,
cómo en la arena, al caer, rebota!

¡Caballo lindo, más sin espuelas,
está entrando por las puertas
doloridas de Valencia!

Juan Pablo Mañueco (2017), del libro "Cantil de Cantos"
 
Me gusta
Comentar
Compartir