viernes, 19 de enero de 2018

VERSOS LUMINOSOS (Juan Pablo Mañueco)

VERSOS LUMINOSOS
(Ante la capilla de la Adoración Permanente de la Capilla de San Ginés)

Tus rayos destellaban más dorados
fulgente aro albo establecido en rosas,
a tu capilla en ristras silenciosas
adjuntas; allí, en ramos bien plantados.

Horadé tierra a manos temblorosas
por dejar mis versos ahí cavados…
Pues frutos del poema perfumados
mudar quisiera a rimas luminosas.

Juan Pablo Mañueco (2018)

http://blogs.periodistadigital.com/juan-pablo-manueco/2016/03/13/bibliografia-y-biografia-de-juan-pablo-manueco/

jueves, 18 de enero de 2018

Cruda realidad / El lado oscuro de Winston Churchill, beatificado ahora por el cine

Cruda realidad / El lado oscuro de 

Winston Churchill, beatificado

 ahora por el cine

ACTUALL
La Historia la escriben los vencedores. Eso explica que los alemanes sean
 los malos para siempre jamás y los ingleses y americanos los buenos 
indiscutibles ‘per saecula’. Y no digamos si luego viene el cine y plasma en imágenes las hagiografías. Ejemplo: Churchill.


Churchill caracterizado en 'El instante más oscuro’.
Churchill caracterizado en 'El instante más oscuro’.
Gary Oldman hace el papel de Winston Churchill en una película que no puede ser más
 oportuna en varios sentidos de la palabra.
Es oportuna, primero, porque Churchill es, en nuestra particular mitología del pasado 
reciente, no meramente el antagonista de Hitler, sino su anverso, tan admirable como 
es detestable el Führer alemán.

Gobernó Gran Bretaña en lo que conoce como “su mejor momento”, “its finest hour”, 
y Gran Bretaña se presenta como la única nación perfectamente pura, heróica e
 intachable de aquella contienda.
Francia se rindió, la Unión Soviética era una cárcel de pueblos, Estados Unidos entró de forma
 oportunista, con la contienda medio ganada. Solo Gran Bretaña montó una resistencia 
desesperada, en solitario, ante una Wehrmacht que se enseñoreaba en el Viejo Continente.
Dar una cita del hombre del puro en una discusión a favor de las tesis propias es ganarla, 
aunque ciertamente hay muchas más citas atribuidas al primer ministro británico de
 las que jamás pronunció o escribió.
La película es oportuna por el ‘Brexit’. Churchill se hubiera opuesto terminantemente al ‘Brexit’, lo hubiera aborrecido.
Es, además, oportuna por el ‘Brexit’. Churchill se hubiera opuesto terminantemente al ‘Brexit’, lo hubiera aborrecido. Churchill jugueteó un tiempo, de hecho, con unir en una estrecha federación esos
 viejos rivales, Francia y el Reino Unido.
Pero, por decirlo brutalmente, Churchill es el Churchill de nuestros panegíricos, fundamentalmente,
 porque los aliados ganaron la guerra. De haberla perdido, es muy probable que las generaciones 
posteriores tuvieran de él una imagen, si no tan terrible como se tiene de Hitler, no demasiado alejada.
Churchill junto al general Charles de Gaulle pasando revista a tropas francesas en 1944.
Churchill junto al general Charles de Gaulle pasando revista a tropas francesas en 1944.
Sinceramente, tanto sus opiniones como sus actitudes como muchos de sus actos hubieran sido
 impensables y anatema para nuestro tiempo, y no me estoy refiriendo a su tabaquismo o a sus excesos 
alcohólicos.
A mediados del año pasado, el político indio Shashi Tharoor, autor de un libro, ‘Inglorious Empire’,
que hace la crónica de las atrocidades del Imperio Británico, aseguró en declaraciones al diario 
The Independent que Churchill, “el hombre que los británicos presentan como apóstol de la libertad y la democracia”, fue en realidad “uno de los gobernantes más malvados del siglo XX, a la altura
 de Hitler, Mao y Stalin”.
Palabras terribles, pero que justifica el parlamentario indio. “Tiene tanta sangre en las manos como
 Hitler, especialmente en cuanto a las medidas que firmó personalmente durante la Hambruna Bengalí, 
en la que murieron 4,3 millones de personas por decisiones que tomó o respaldó”.
Incluso, cuando oficiales británicos le advirtieron que se estaba produciendo una hambruna masiva
 totalmente innecesaria, su reacción fue escribir en los márgenes del informe: “¿Por qué no se ha
 muerto Gandhi todavía?”.
Lejos de ser un furioso antifascista, elogió a menudo a Mussolini en el Parlamento británico, y si
 no hizo lo mismo con el Führer debido a su intensa germanofobia, es fama que declaró que “de haber
 nacido alemán, hubiera votado por Herr Hitler”.
Benito Mussolini durante un mitin.
Benito Mussolini durante un mitin.
La ‘Cara B’ de sus citas están cuajadas de declaraciones intolerablemente racistas y crueles, propias de un
 psicópata que disfrutaba con la guerra.
Sobre los indios llegó a decirle al Secretario de Estado para la India, Leopold Amery: “Odio a los
 indios. Son gente bestial con una religión bestial”, y les culpó de la hambruna por “reproducirse como conejos”.
En la guerra contra los pastunes afganos, en 1919, abogó por la guerra química para masacrarlos
Pero no eran los hindúes el único pueblo al que distinguía con su aversión o desprecio. “No admito
 -escribía en 1937- que se les haya causado un gran agravio a los Pieles Rojas de América o a los 
aborígenes de Australia por el hecho de que una raza más fuerte, una raza superior, haya llegado 
y haya tomado su lugar”
Antes, en la guerra contra los pastunes afganos, en 1919, abogó por la guerra química para masacrarlos.
 “No entiendo los escrúpulos sobre el uso del gas. Soy un firme partidario de usar gas venenoso
 contra tribus incivilizadas”. 
Pero la última palabra la tienen los vencedores, que siempre cuentan con un coro de aduladores
 dispuestos a blanquear su carrera.
El propio Winston lo sabía muy bien cuando escribió: “La historia será amable conmigo
 porque pienso ser yo quien la escriba”.

miércoles, 17 de enero de 2018

SE LLAMA AMOR, MI AMOR. (Juan Pablo Mañueco)

SE LLAMA AMOR, MI AMOR.

Trombas de meses se agitan en el calendario
y las propias nubes en los cielos se remueven.
Lluvia salitrosa los párpados tristes llueven
desde el celaje etéreo y el viento contrario.

Pero una hoja perenne mis labios siempre beben
en la rama que ese fruto me colecta a diario.
Se llama amor, amor. Raíz de extraordinario
de uva zumo, de mis días cepa. A ti se deben.

Juan Pablo Mañueco (2018)

http://blogs.periodistadigital.com/juan-pablo-manueco/2016/03/13/bibliografia-y-biografia-de-juan-pablo-manueco/

martes, 16 de enero de 2018

La razón de la condescendencia de la izquierda con el comunismo

La razón de la condescendencia de

 la izquierda con el comunismo


ACTUALL
Muchos se preguntan cómo es posible que un amplio espectro político sea 
capaz de condenar ideologías totalitarias como el nacional socialismo pero 
no toque ni por asomo al comunismo, la doctrina política con más muertos
 a sus espaldas en la Historia.


Jóvenes manifestantes con banderas comunistas y republicanas en España.
Jóvenes manifestantes con banderas comunistas y republicanas en España.
Más de 120 millones de muertos en 34 países desde 1917 y las estadísticas del comunismo siguen creciendo. Medios de comunicación, instituciones, grupos musicales y sociedad civil giran en torno al comunismo 
sin que nadie les haga frente. ¿Cómo es posible que exista un blanqueo de esta ideología genocida en 
plenos siglo XXI cuando nuestros gobiernos se vanaglorian de autodenominarse ‘democráticos’ día 
sí y día también?
Hagamos una pequeña aproximación histórica.
Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.
Haz un donativo ahora
El siglo XX fue el siglo más brutal en la historia de la Humanidad. Cerca de 16 millones de personas
 perdieron la vida durante la Primera Guerra Mundial y alrededor de 60 durante la Segunda
 Guerra Mundial. Entre unas guerras y otras, durante ese centenario murieron entre 71 y 116 millones
 de personas.
Por citar algunos ejemplos, en China se contabilizan 82 millones de muertos, en la antigua URSS 21
 millones y en Corea del Norte 4,6 millones. En Camboya, recordemos, mataban solo por llevar 
gafas ya que como ‘intelectual’ eras un enemigo del pueblo.
Según Rudolph J. Rummel, profesor de la Universidad de Hawaii citado por The Daily Signal
durante el siglo XX murieron 262 millones personas a manos de sus gobiernos.
Pero mientras que al nazismo se le ha estudiado y condenado públicamente –Alemania pasó por un
 proceso de desnazificación tras perder en 1945-, el comunismo ha salido impune. Ni a Lenin, ni a
 Stalin, ni a Mao se les trata ‘oficialmente’ como lo que son: dictadores brutales y carniceros
Si bien es cierto que se han publicado infinidad de libros al respecto, existe una narrativa semioficial
 donde no se condenan sus actos.
Todos los años recordamos el holocausto judío pero no así pasa con la Revolución Cultural China, 
el Holodomor (siete millones de ucranianos muertos de hambre por las reformas agrarias impulsadas 
por Stalin) o las purgas internas del partido comunista. ¿Por qué?
Muestras de este blanqueamiento institucional son el profesor John K. Fairbank y Anita Dunn.
La izquierda y el comunismo tienen como objetivo la restricción de la libertad tanto legal como de conciencia
Fairbank, profesor de la Universidad de Harvard, decía que los americanos tenían mucho que aprender 
de la Revolución Cultural china y Dunn, directora de comunicación de Barack Obama en 2009 llegó a
 decir que dos de sus favoritos filósofos eran “Mao Zedong y la Madre Teresa de Calcuta”. Increíble pero 
cierto.
Este blanqueamiento cultural, que viene desde los años 60-70 con generaciones enteras de jóvene
s abrazando el marxismo político y cultural, ha convertido las actuales generaciones de estudiantes 
en foco doctrinal de aquellos que ahora son políticos o profesores universitarios.
¿Cómo es posible que se enseñe en las escuelas y universidades que el comunismo es democracia? 
¿Cómo es posible que los juegos de palabras sean tan perversos y la sociedad, adormecida en gran
 parte, no sé de cuenta de la burda manipulación?
Más preguntas: ¿por qué se permiten -y hasta están bien vistos- partidos comunistas? ¿Se imaginan
 de nuevo un partido nazi? No tendría sentido alguno.
La razón por la cual la izquierda es condescendiente con el comunismo es simple: ambos tienen 
como objetivo la restricción de la libertad tanto legal como de conciencia.
La izquierda siempre ha sido estatalista, cree en la figura onmipresente y todo poderosa del Estado.
 Niega la libertad del individuo tanto en el plano físico como moral, llegando a luchar porque el
 Estado sustituya a la familia tradicional ya que es el último escollo de libertad dentro de las
 sociedades en las que vivimos.
Bajo un sistema izquierdista, la realidad pasa a un segundo plano. Lo primero es la ideología,
 y si la realidad no se amolda a sus postulados se hará todo lo posible para que así sea.
Más de 120 millones de muertos lo atestiguan.


lunes, 15 de enero de 2018

APODERAMIENTO INVERSO PARA CATALANES EN FUGA (Juan Prada BÉCARES)

APODERAMIENTO INVERSO
PARA CATALANES EN FUGA
                   
¿Porqué limitarse a delegar derechos en otros y no deberes?
 
          Designando a alguien para que le sustituya en la cárcel y procesos pendientes ……
 
Resultado de imagen de preso
 
…… el señor Carles Puigdemont podría quedarse alegremente con la presidencia de la Generalitat de Cataluña.
 
Resultado de imagen de carles puigdemont caricaturas
 
          Entusiastas independentistas disponibles, felices de suplirle en sus problemas, entre tantos votantes como tiene, le deben sobrar,
 

2018.01.12. Juan Francisco: “Salidas de pata de banco”.

martes, 9 de enero de 2018

‘La Manada’, dobles raseros y sexualidad


‘La Manada’, dobles raseros y 

sexualidad

Es paradójico y triste que un concepto tan hermoso como el de manada, que significa
 orden, respeto al líder, defensa del débil, protección común, posibilidad de
 crecimiento, equilibrio natural, etc. se haya convertido en sinónimo de depredación sexual.



La manada está hecha para cuidar y proteger, no para agredir de forma gratuita.
La manada está hecha para cuidar y proteger, no para agredir de forma gratuita.
El caso de ‘La Manada’ de los sanfermines de 2016, juzgados bajo la acusación de haber violado de forma
 grupal a una joven en las fiestas patronales de Pamplona, ha sido seguido con todo interés por los medios de comunicación.
Hasta ahí, correcto. Como es obvio, y a pesar de los juicios mediáticos, serán los jueces los que, esperemos
 que pronto, dicten sentencia tras la celebración del juicio en las pasadas semanas. Todo apunta a que serán
 declarados culpables.

Dicho esto, el caso resulta oportuno para algunas reflexiones, que pueden ser tangenciales para muchos, pero 
resultan muy significativas.
Por una parte, cabe destacar la doble o triple vara de medir que se aplica en estos casos. Porque este caso,
 como en el de los futbolistas de la Arandina (acusados de violar a una niña de 15 años), han sido ampliamente
 comentados, mientras otros han sido muy escondidos.
Por ejemplo, poco se ha hablado de la detención de varios chicos, estos menores de edad, acusados de haber 
violado a una niña de 13 años durante la celebración de las hogueras de san Juan en Alicante este verano.

Los miembros de 'La Manada' captados por una cámara de seguridad en la noche de Pamplona.
Los miembros de ‘La Manada’ captados por una cámara de seguridad en la noche de Pamplona.

Tampoco se ha hablado demasiado de la detención por idénticos motivos de cuatro amigos de entre 26 y 32
 años que aprovecharon la noche del 26 de diciembre de 2016 para dar rienda suelta a su perversión en la 
localidad canaria de Mogán utilizando para ello a una turista danesa.
¿Qué tienen estos dos casos para que hayan pasado prácticamente desapercibidos para la inmensa mayoría de 
la sociedad española? En realidad, no hay motivo. Son hechos muy parecidos, con el común denominador 
de que un grupo de varones son detenidos acusados de haber violado a una mujer.
Pero he aquí que en los casos de Alicante y Canarias, los menos difundidos, los agresores no eran 
españoles, sino marroquíes. ¿Y qué importancia puede tener este dato? Más de la que muchos siquiera sospechan. 
“Se considera que en España la violencia del hombre contra la mujer es ‘cultural’. Esta afirmación supone una acusación global e indiscriminada contra todo varón español”
Las leyes contra la violencia machista -mal llamada ‘de género’, incluso contra el criterio de la Real Academia
 Española- se basan en dos premisas básicas. Una es que la violencia del hombre sobre la mujer merece más 
castigo penal y social que la violencia de cualquier otro tipo. No entraremos en ello en esta ocasión.
La otra, es que se considera que en España la violencia del hombre contra la mujer es “cultural”. Esta 
afirmación supone una acusación global e indiscriminada contra todo varón español por el mero hecho de serlo.
Es curioso como se oculta de forma sistemática la nacionalidad de los agresores, salvo que sean españoles. 
Este mismo miércoles el demógrafo socialista Joaquín Leguina subrayaba en COPE este hecho. Y en concreto
, que alrededor del 50% de quienes han asesinado a mujeres sean originarios de otras latitudes.
Sobre todo, porque si se ocultan datos del problema se hace mucho más difícil alcanzar las soluciones.
Como es obvio, nada aporta sobre el hecho concreto de una violación la nacionalidad del agresor. A la víctima
 poco o nada le puede importar con qué pasaporte viaja semejante especímen.
Pero sobre el análisis global, sí tiene su valor. Porque si al menos el 50% de los agresores de este tipo de
 delitos no tiene nacionalidad española, se cae una de las principales patas sobre las que se asienta la 
legislación vigente al respecto e, insistimos, sobre la puesta en marcha de soluciones eficaces.
Esto, respecto al ocultamiento -o al menos a la menor difusión- en función de la nacionalidad.
“Ni siquiera me parece correcto en el caso de que semejante bacanal hubiera sucedido con el consentimiento expreso de todos y cada uno de sus protagonistas”
Por otro lado, cabe una reflexión respecto a cómo se vive la sexualidad. En la sociedad se ha extendido
 desde hace décadas la idea perniciosa de que la sexualidad es algo banal, que se puede poner en juego d
e cualquier forma, en cualquier lugar, casi a cualquier edad, sin límite alguno.
Que nadie piense que trato de justificar lo más mínimo una violación, mucho menos las de los casos citados. 
Jamás. Me repugna.
Pero es que ni siquiera me parece correcto en el caso de que semejante bacanal hubiera sucedido con el 
consentimiento expreso de todos y cada uno de sus protagonistas. Esa forma de rebajar la sexualidad 
no es sino una manera de despreciar y pisotear la dignidad del ser humano.
Dejaremos también a un lado por ahora cómo demonios se consigue demostrar ese consentimiento sexual 
cuando no hay cámaras o papeles firmados de por medio. Porque salvo otras pruebas, puede llegar a ser 
una palabra contra la otra. Y tal y como está la ley, el varón tiene todas las de perder.
Además, ustedes pensarán que en qué mundo vivo, pero no me parece muy normal que una niña de
 15 años se suba al piso de unos muchachotes a los que acaba de conocer de madrugada. Tampoco que
 unas niñas de 13 años anden de juerga en la playa de Alicante a según qué horas, por muchas fiesta de san 
Juan que sea.
Evidentemente su imprudencia no justifica la agresión que puedan sufrir, cosa que aclaro para quienes lo
 necesiten.
En todo caso, para afrontar estos peligros hay que empezar a educar mucho antes. Si en vez de decir “experimenta”, les decimos a nuestros hijos “respétate y respeta” habremos ganado mucho.
Si en vez de decirles que “no pasa nada” les decimos que sean “responsables de sus actos” y que no lo fíen 
todo a plastificarse o al pildorazo, habremos avanzado. Lo mismo que si les hacemos comprender que la 
sexualidad no es un juego, sino un acto de entrega total, no de aprovechamiento del otro.
Es paradójico y triste que un concepto tan hermoso como el de manada, que significa orden, respeto al líder, defensa del débil, protección común, posibilidad de crecimiento, equilibrio natural, etc. se haya convertido en sinónimo de depredación sexual.
Como es lamentable que se denuncien con fuerza unos casos y se oculten otros, para no contradecir los

lunes, 8 de enero de 2018

Así quiso acabar Hitler con los villancicos en Navidad


Así quiso acabar Hitler con los villancicos en Navidad

IU no está sola en sus ataques cristianófobos contra la Navidad. Los comunistas no son los únicos que
 quieren acabar con cualquier rastro de cristianismo. También lo intentaron los nazis. Los extremos se
 tocan.



El líder nazi alemán Adolf Hitler y el líder comunista español Alberto Garzón.
El líder nazi alemán Adolf Hitler y el líder comunista español Alberto Garzón.
Si algo une a los totalitarismos de izquierda y de derecha es la persecución contra el cristianismo.
 Ocurrió durante la Revolución Bolchevique –que ejecutó a 16.000 eclesiásticos ortodoxos y encarceló
 a 25.000 más, sólo durante el mandato de Lenin (1917-1924)-.
Y ocurrió con el nazismo: sólo en Alemania,  12.000 sacerdotes fueron eliminados, torturados o encarcelados. Y más de 3.000 religiosos (obispos y sacerdotes) perecieron en el campo d
e concentración de Dachau.

Pero ya antes del horror de la II Guerra Mundial, el hitlerismo persiguió a la religión tratando de
 eliminar cualquier rastro de la Navidad.
Lo cuenta Gereon Karl Goldmann en su conocida obra Un seminarista en las SS: Un relato autobiográfico (editorial Palabra), tal como recoge ABC: “En Nochebuena hubo una celebración que
 no fue una celebración cristiana, sino la pagana ‘Julfest’ alemana. Estábamos todos juntos y tuvimos
que cantar algunas tonterías sobre la noche estrellada y otros penosos sustitutivos del auténtico
 mensaje navideño”.
“Una de las consignas subterráneas del régimen nazi era eliminar progresivamente la influencia que
 para el pueblo alemán tenían los ritos de la Iglesia Católica”, afirmaba el divulgador histórico José
 Lesta (El enigma nazi; Edaf, 2003) en declaraciones al citado rotativo.
La persecución se debía en parte a las conexiones del cristianismo con el judaísmo… Jesucristo y la Virgen María eran hebreos
¿Por qué? En parte por las conexiones del cristianismo con el judaísmo. Al fin y al cabo, el Nuevo Testamento era la culminación del Viejo, la llegada del Mesías significaba el cumplimiento de la Ley
y los profetas. El propio Jesucristo era hebreo, igual que la Virgen María, los doce apóstoles y
San Pablo, el primer gran propagandista del cristianismo.
Y en parte, también porque el cristianismo era un obstáculo para el atropello de la dignidad y los
 derechos humanos que suponían las detenciones, torturas o la esterilización y otras prácticas eugenésicas del régimen nazi.
Los pocos que levantaron la voz cuando se proclamaron las leyes racistas de Nuremberg, en 1935,
fueron los católicos. Posteriormente la propia Santa Sede llegó a condenar el régimen hitleriano en una encíclica ex profeso: Mit brenender Sorge, escrita por el papa Pío XI en 1937.

Retrato fotográfico de Pío XI, que gobernó la Iglesia católica entre 1922 y 1939.
Retrato fotográfico de Pío XI, que gobernó la Iglesia católica entre 1922 y 1939.

El texto papal, publicado en alemán y no en latín, para que no cupiera la menor duda de a quien se dirigía, condenaba el cariz idolátrico del Estado nazi: “Todo el que tome la raza, o el pueblo, o
 el Estado, o una forma determinada del Estado […] y los divinice con culto idolátrico, pervierte y
 falsifica el orden creado e impuesto por Dios».
Pero la filosofía nazi, remotamente inspirada en Nietzche y en el movimiento eugenésico 
anglosajón, preconizaba un neopaganismo, donde la Raza sustituía a Dios y el paraíso tenía
 resonancias de Walhalla wagneriano. Culto al cuerpo, a la pureza incontaminada de los arios y
exterminio del débil (con los judíos en primer término, pero también los católicos, gitanos, discapacitados, homosexuales etc.).
Eso pasaba por sustituir el cristianismo por el neopaganismo germano. No olvidemos que la mayor
 parte de la población alemana profesaba el cristianismo (60% el luteranismo, 40% el catolicismo).
 Y que la cultura, costumbres y tradiciones estaban impregnada de esa religión.
Trataron de introducir poco a poco creencias paganas a través de “iglesias paralelas” como el
 «Movimiento Alemán de la Fe» o la «Ahnenerbe».
“Nos comunicamos directamente con Dios, a través de Hitler. No necesitamos sacerdotes” dijo el alcalde de Hamburgo
El primero estaba dirigido por Alfred Rosenberg (partidario de la tristemente célebre Solución Final
 para acabar con los judíos). El Movimiento  daba culto al disco solar, y pretendía sustituir al Dios del cristianismo por la figura del propio Hitler.
El alcalde de Hamburgo llegó a decir: «Nos comunicamos directamente con Dios a través de Hitler.
No necesitamos ni clérigos no sacerdotes».
Y uno de los himnos que entonaba decía explícitamente: «Acabemos con el incienso y el agua bendita. Lograremos que la Iglesia cuelgue en la horca. La esvástica traerá la salvación a la Tierra».
Respecto a la «Ahnenerbe» fue creada por Heinrich Himmler, uno de los más fanáticos jerarcas del Reich, responsable de las  SS. Y  como hicieran los revolucionarios franceses del siglo XVIII
 imponiendo el culto a la Diosa Razón, la «Ahnenerbe» se sacó de la manga un culto y un calendario
 con fiestas sagradas que sustituían a las cristianas.
Así, la Navidad se recicló en la Julfest, o fiesta del Niño solar o del Sol Invictus, que no era sino una reformulación de Mitra, la religión de los soldados romanos, mezclada con elementos germánicos.
Santa Claus (el cristiano San Nicolás) fue  sustituido por el antiguo dios germánico Odín
Coincidía con el solsticio de invierno, el 25 de diciembre, cuando después de ir acortando su presencia desde el solsticio de verano, parecía recobrar nuevamente sus fuerzas tras el periodo agónico del
 otoño y la muerte invernal
La Nochebuena fue sustituida por la «Mondranich» o «festividad de la maternidad»; y Santa
 Claus (es decir el obispo cristiano San Nicolás) fue sustituido por el antiguo dios germánico Odín.

Odín, deidad principal de la mitología nórdica.
Odín, deidad principal de la mitología nórdica.